Internacionales

Atacan cuatro iglesias en Chile y amenazan al papa Francisco a días de su llegada

Agencia / Redacción DLP
Atacan cuatro iglesias en Chile y amenazan al papa Francisco a días de su llegada
publicidad


A pocos días de la llegada del papa Francisco a Chile, hubo al menos cuatro ataques contra iglesias en distintos sectores de Santiago de Chile, durante la madrugada de este viernes.

Los ataques ocurrieron en los municipios de Estación Central, Recoleta, Peñalolén y Santiago Centro. En tres de los casos las iglesias resultaron con daños, principalmente en las puertas y fachadas, pero el cuarto caso fue neutralizado por la policía.

Los autores dejaron panfletos con consignas políticas contra la visita del papa Francisco, que entre los días 15 y 18 de enero visitará Santiago y las ciudades de Temuco (sur) e Iquique (norte), donde encabezará misas masivas y cumplirá otras actividades.

"Libertad a todos los presos políticos del mundo, Wallmapu (territorio mapuche) libre, autonomía y resistencia. Papa Francisco las próximas bombas serán en tu sotana", decían unos panfletos dejados en el lugar.

Fernando Ibáñez, un sacerdote que vive en la parroquia, dijo a Radio Cooperativa que un par de horas antes unos individuos jóvenes pasaron frente a la iglesia lanzando improperios, pero no pensó que ocurriría un ataque de este tipo.

"Escuché ladrar al perro y desde mi ventana vi el resplandor de una llama; me levanté y avisé al párroco del lugar, el padre Cristian, los vecinos gritaban, nos llamaban y a lo único que atiné fue a sacar la manguera y comenzar a apagar el fuego", agregó.

En el último ataque, los responsables dejaron un mensaje en la pared, junto a la entrada del santuario Cristo Pobre, situada cerca de la estación Quinta Normal del Metro de Santiago de Chile, " "Por el papa 10 mil millones y los pobres nos morimos en las poblaciones".

El gobierno anunció que se querellará contra todos los que resulten responsables de los ataques.

 
1 Comentarios
Ignorancia e intolerencia al extremo

Absurdas protestas.

Deja tu comentario