Opinión

Hacer política desde la base

Fredis Pereira
Hacer política desde la base
publicidad

¿Por qué la gente en El Salvador es apática o repudia la política? Porqué la política tradicionalmente no se hace desde la base. La política más bien, se ha visto como la forma de enriquecerse con facilidad, como la forma de conseguir empleo, donde hay que tener padrinos, donde hay que ser adulador, deshumanizando así a las personas, convirtiéndoles en meros objetos manipulables y manipuladores. Por eso, con buena razón, la gente dice que la política es algo sucio y corrupto. 

En esta tradición deshumanizada de la política, los políticos ven a los ciudadanos como meros números, votos que cuentan solo para las elecciones. Es por esto, que hacen muchas visitas, muchos conversatorios, reuniones, te vinculan a la organización, te llaman por teléfono, entre otras cosas que hacen para les des tu voto. Pasadas las elecciones, no logras conseguir audiencia con estos políticos, ya no contestan el teléfono, a menos que necesiten algún tipo de apoyo para una manifestación de calles, donde la masa bruta cuenta más. De esta política estamos hartos, de esta que es solo marketing, que solo utiliza a las personas como si fueran platos descartables. Pero veamos que sí hay una forma distinta de hacer política.

La política desde la base es lo contrario de la política desde la cúpula. La política desde la base reconoce las potencialidades de los territorios, no impone agendas externas, ni decisiones de alguna cúpula, mucho menos requiere de agentes extraños al territorio. La política desde la base es desarrollo endógeno en su esencia; lo que significa que se construye por los ciudadanos del territorio, por eso las relaciones son horizontales, donde la gente se conoce, comprende sus diferencias, establecen comunicación franca y transparente, encuentran causas para trabajar por el bien común. En esta política no existen monarca, ni súbditos, ni generales, ni reclutas, solo existen ciudadanos en pleno ejercicio de sus derechos y deberes. Esta política es la que temen los partidos tradicionales corruptos.  

En la política tradicional los dirigentes tienen un papel sobresaliente, llegan a ser considerados como los amos y señores dentro de su espacio de influencia. En cambio, en la política desde la base, los que asumen puestos de dirección, son los responsables de conocer el sentir  y las necesidades de los ciudadanos, de cumplir el mandato de estos,  mandato que ultima instancia, es asegurarles el mayor goce de sus derechos y garantías como ciudadanos; es decir, logar que gocen de educación de calidad, salud, seguridad, bienestar pleno. 

La política desde la base está fundamentada en el dialogo transparente. Así que no hay espacio para corruptores, ni corruptos. Pues el ciudadano, en esta forma de política, no es un servil ni clientelista; sino, una persona que conoce sus derechos y obligaciones, lucha por sus derechos, cumple sus obligaciones. El ciudadano, en esta política, sabe que entre sus obligaciones está, participar en la resolución de los problemas de su territorio y controlar a los funcionarios y gobernantes.  

La política desde la base, no se consigue con los serviles ni clientelistas. Porque el servil está buscando quién le de directrices, busca órdenes, busca a quién obedecer, con quién congratularse, esperado algún día recibir un premio por su fidelidad y disciplina. El clientelista por su parte, busca una ganancia personal, satisfacer una necesidad, aunque esto signifique corrupción o atente contra el bienestar de su comunidad. La política tradicional está poblada de serviles y clientelistas.   

Los políticos tradicionales no hacen política desde la base. Porque esta forma de hacer política los convierte en servidores, les quita la posición de amos y señores, les despoja del monopolio del poder. Así los políticos dejan de tener el control absoluto de los recursos del Estado, y se devuelve el poder a los ciudadanos para decidir cómo se aprovechan los recursos, como se prioriza la resolución de los problemas en cada territorio. 

Hacer política desde la base es indispensable para devolver la esperanza al ciudadano, para dignificar el ejercicio de la política. Esta manera de hacer política es ir contra la corriente tradicional en El Salvador, pero es una nueva corriente que está tomando fuerza, y es la corriente que necesitamos impulsar para lograr el bienestar que nos merecemos como ciudadanos.   

 
6 Comentarios
María, la del pueblo

Ayyy Fredy, donde está tu aporte?. Tanto hablas y no haces nada, pues ya lo explica mejor Josué en su comentario. Eres de las personas que solo habla. Sólo leí las primeras líneas, y me dije "y Ésta copia barata de hablar?".... Eres uno más de los que usan la lengua nada más (Como lo dice Tula cuecho) pero que no tienen ni la mínima idea de hacer. Sólo eras ruidos en la UES FMO. SÉ ORIGINAL, SE QUE TUS DIFICULTADES DE AUTOESTIMA TE PERJUDICAN EL PENSAR y aún peor...eres otro ladron mas.

Josué

Buenos días, que bueno se lee "hacer política desde la base". Pero, quisiera saber si en realidad ¿sabe a qué se refiere? De acuerdo a lo que yo conozco, Fredy, el autor de esta nota de opinión no lo aplica. Por qué digo esto, porque recuerdo las prácticas parasitarias que tenía en la universidad de El Salvador, a través de organizaciones estudiantiles que hicieron mucho daño a la Facultad Multidisciplinaria de Oriente. No es que quiera personificar, pero sería bueno que estos mensajes fueran acompañados de praxis y no sólo demagogia, replicando sutilmente los discursos inclusivos que no parten de principios éticos. En tal caso, supongo que al menos ha de conocer alguien que sí hace política desde la base, y por eso la motivación para escribir sobre ello. Si no es así, también se falla, puesto que uno primero debe conocer la experiencia sobre la cual se basan nuestras opiniones. La necesidad de la participación ciudadana es indispensable, pero la retórica demagógica no contribuye.

Billmart

Un mesaje lleno de utopias y contradicciones el suyo amigo Fredis Pereira. Lo que tenemos es precisamente lo que se nos ha vendido como “democracia” y nunca hemos tenido alternativa a exigir algo diferente porque ni existe bajo esa idea de “democracia” ni aunque existiera, los poderes tradicionales de statuo quo nacionales como internacionales estan en guardia para no permitirlo ya que cualquier otro sistema de ejercicio del poder politico pondria en peligro sus obscenos intereses economicos. Venir a “sonar” o hacernos “sonar” sobre lo que ocurre en un par de paises de nuestro continente es una panacea inalcanzable por ahora. Ni Nayib ni nadie tiene la varita magica para resolver nuestros graves problemas ni tampoco representa ningun nuevo sistema de ejercicio politico. Hoy por hoy, solamente en Cuba y Venezuela se ha logrado trasladar buena parte de la administracion del poder publico a las masas y se les ha dado la potestad de tomar decisiones en relacion a sus problemas, sin embargo, observemos el asedio, el cerco, el acoso, el sabotaje y la zancadilla al que el poder internacional de derecha ha sometido a ambas naciones como castigo por intentar trasladar ese poder a las grandes masas y bases. Cualquier intento que se haga de trasladar esa capacidad de decision hacia las grandes mayorias, tiene un elevado costo que no muchos estan dispuestos a enfrentarlo mucho menos a pagarlo. Es utopico pensar que alguien vendra con algunas “nuevas ideas” y se saldra con su gusto de tan siquiera intentar implementarlas, especialmente si esas “nuevas ideas” atentan u osan tocar los intereses tradicionales de poder economico – y eso no se limita unicamente a nuestro pais – funciona en casi todo el mundo, especialmente en nuestro continente Americano. Pero peor aun, ni siquiera sabemos todavia que diablos significan esas “nuevas ideas” ni nadie ha explicado en que consisten, especialmente en medio de un ambiente y pais en donde ya casi todo ha sido probado y fallado. Ahora, si de trasladar el poder politico a las bases mayoritarias esta hablando ud amigo Fredis, eso ya se llama socialismo, tal como se esta intentando en Venezuela, Bolivia, Ecuador y se ha ejecutado en Cuba, pero tal como dije antes, conlleva altisimos costos. Saludos.

Miguel

Si quieren votar por Bukele está bien, si les simpatiza está bien, pero si lo hacen que no sea con la esperanza que él tiene la varita mágica, y que él va resolver los problemas de pobreza en El Salvador, de eso piden olvidarse. Todo político que en su campaña prometa reducir impuestos y el bienestar...nos está mintiendo, el estilo de vida en El Salvador, como en todo otro país tercermundista así es y así será, nadie nos va traer riqueza cuando no existe en nuestro país, no tenemos petróleo y no podemos mantener programas sociales, si Venezuela no puedo, que les hace pensar que nosotros podremos, olvidense.

Fernando

La política en El Salvador ya alcanzó sus niveles más altos de democracia, lo que hemos visto en mejoría eso será todo, ya nada cambiará. Ni Bukele, ni el FMLN, mucho menos ARENA podrá cambiar la política de El Salvador. El problema consiste en que cualquier gobierno tiene quiera o no...que hacer la misma política del anterior, porque aunque un gobierno quiera hacer cambios no podrá, porque no nos podemos gobernar por nosotros mismos, dependemos del exterior, y tenemos que hacer lo que nos dicen, no de verdad lo que queremos hacer. Tenemos como patrón a Estados Unidos, además dependemos del Fondo Monetario Internacional, jamás podremos los Salvadoreños liberarnos y hacer política como se debe, porque simplemente no podemos.

diego

muy buen aporte y punto de vista....

Deja tu comentario