Opinión

El mundo de los troles

Fredis Pereira
El mundo de los troles
publicidad

Opinar con honestidad requiere de consistente y valentía. Los troles carecen de estas virtudes. Un trol puede estar por allí, haciendo picardías de forma anónima, sin consecuencias por sus actos. Los troles son una especie de forajidos cibernéticos que ocultan su identidad, que como rufianes atacan ocultando su rostro, para no ser reconocidos ni perseguidos.  Como cualquier rufián tiene doble moral, aparentan ser buenos ciudadanos cuando su rostro es visible. 

Un trol no carece de inteligencia y creatividad, más bien las explotan como voluntario o mercenario. El trol voluntario usa sus capacidades para ofender o dañar la reputación de sus víctimas, por el solo placer de engañar, ofender y ultrajar;  viviendo así, en un mundo de picardía o sadismo. Este trol también es un resentido social que no busca quien le daña, sino con quien vengarse del dolor que hay en su inconsciente.

El trol mercenario en cambio, ofrece sus servicios al mejor postor en el mercado negro, donde lo ilícito o antiético se transa sin control entre rufianes. Para el trol mercenario, su actividad es una forma de ganarse la vida, pues vive en un mundo miserable que le niega oportunidades de sustento, un mundo que le impide desarrollar plenamente sus habilidades y destrezas de forma honesta. La actividad de este trol, no se elimina con leyes prohibitiva de sus actos, ni con críticas de los mercaderes o poderosos afectados.  

El mundo del trol mercenario es un mundo de negocios. Aquí aprende las leyes de la oferta y la demanda de forma práctica. Venden al mejor postor, su trabajo para producir resultados, que al comprador le resulten satisfactorios; mientras otros reciben ataques que destruyen la reputación y roban la paz. La moral del trol negociante, regida por el utilitarismo, no le indica que hay algo que corregir mientras existan ganancias y los costos sean mínimos. 

Las acciones del trol en primer plano son anónimas, solo se conoce al hechor por seudónimos, viven en un mundo invisible para la mayoría de internautas. Esta condición permite que el negocio vaya bien, pues es poco probable que le cobren sus desaciertos, reduciendo así, sus ganancias e incentivos para vivir del negocio.   

Los troles también son cobardes. El trol por cobardía, no lo hace por sadismo, ni por ganancias; si no, porque no tiene valentía de opinar con la frente en alto, presos de la baja autoestima, pasivos agresivos; que viven saboteando en el anonimato el bienestar de los demás. 
 
Los troles viven en nuestro mundo, donde queremos vivir en paz y honestamente. Estos deshonestos personajes dañan nuestro mundo, nos hacen perder el tiempo y recursos; utilizan para fines perversos la tecnología de la comunicación, distorsionan la comunicación, saturan los canales de comunicación virtual para bloquear mensajes que no desean que el público conozca.  Estos troles son acosadores y cazadores de la ingenuidad del público.

La actividad de estos troles, aunque causen tanto daño, persiste y subsiste por que reciben la aprobación y colaboración del público, de ese público que busca circo, que goza del mal ajeno, que se divierte compartiendo en las redes sociales los males y desdichas de otros. Es así; como el mundo de los troles está lleno de cómplices que le aseguran el éxito, que ponen a su disposición recursos y trabajo voluntario para difundir sus mensajes incendiarios o de desinformación.
      
¿Qué hacer con los troles? En principio se deben eliminar educando a la familia, evitando la colaboración con sus actos; pero sobre todo, generando oportunidades equitativas para el pleno goce de los derechos humanos, empezando por el empleo decente. Los ricos y poderosos deben entender que no estarán seguros, mientras la miseria siga existiendo. 
 
2 Comentarios
Malcon X

Realmente, escribiendo tanta paja para sentirse ofendido por las críticas que reciben los funcionarios públicos. El opinante usa sobrenombres por seguridad. Acuerdense que en los tiempos de los 70´s y 80´s quienes criticaban a Dawinson aparecía muerto por los escuadrones de la muerte, pero hoy a los que critican usan a los mareros para callarlos. Un ejemplo es el sr que no mencionaron su nombre pero ahullo rápido y hoy esta acusando a Bukele por su irresponsabilidad. Si no quieren criticas o no sean funcionarios públicos o responder con la verdad.

jose marcos orellana

ajajajaja que frustracion la que descarga este pereira ajajajaaa

Deja tu comentario