Opinión

Quinta entrega - Schafik Handal con y contra el golpe

Geovani Galeas
Quinta entrega - Schafik Handal con y contra el golpe
publicidad

 

El golpe de Estado no fue un regalo para Schafik Handal, que justo el día anterior había cumplido 49 años de edad. Provenía de una familia de ricos comerciantes palestinos asentados en El Salvador. Desde su adolescencia se integró al movimiento estudiantil vinculado al Partido Comunista, en el que pronto se destacó por su inteligencia, su habilidad conspirativa y su don de mando.

Durante 35 años de su vida había caminado en el filo de la  navaja entre la legalidad y la ilegalidad. Era un brillante estudiante de leyes, y sin embargo no se graduaba ni se graduaría nunca porque a lo que en realidad se dedicaba de lleno era a la conspiración política. Su prosovietismo no admitía fisuras; muchos decían medio en broma que hablaba mejor el ruso que el español y, sin ninguna broma, que era el hombre de Moscú y de La Habana en El Salvador.

En el momento del golpe, como siempre, Schafik navegaba entre dos aguas: participaba de un esfuerzo político para encontrar una salida pacífica y democrática a la crisis nacional, a través del Foro Popular, y al mismo tiempo, bajo la mesa, impulsaba con muchas dificultades un proyecto militar orientado a una solución por la vía de la violencia y revolucionaria.

A principio de los años 60, luego de encabezar un desastroso intento de formar una guerrilla comunista que nunca llegó a nacer, Schafik giró, al compás de la línea internacional soviética del desarme y la distención, hacia los métodos pacíficos y legales de la competencia electoral, volviéndose un férreo detractor de la lucha guerrillera.

Cuando Cayetano Carpio propuso volcar al PC hacia las armas, Schafik fue uno de sus adversarios más tenaces y terminó relevándolo en la jefatura del partido.

Al surgir las FPL, el ERP y la RN, Schafik los acusó de padecer de ultra izquierdismo, “esa enfermedad infantil del comunismo”, que decía el camarada Lenin; y más grave aún, de ser grupúsculos infiltrados por el enemigo o, en definitiva, agentes provocadores al servicio de la CIA. Los guerrilleros respondieron con iguales o más duras descalificaciones.

El PC estaba proscrito en el país y por eso creó una fachada legal: la Unión Nacionalista Democrática, UDN. Mediante este instrumento político se alió con el Partido Demócrata Cristiano, PDC, y con los socialdemócratas del Movimiento Nacional Revolucionario, MNR, para competir en las elecciones presidenciales de 1972, bajo la bandera de la Unión Nacional Opositora, UNO, y con la candidatura del ingeniero José Napoleón Duarte, del PDC.

Aún bajo el abierto acoso represivo del régimen militar, y a pesar de la beligerante campaña de deslegitimación del proceso electoral que orquestó la izquierda armada, el liderazgo carismático de Duarte y su programa reformista ilusionaron a los salvadoreños. La UNO ganó la contienda, pero los militares recurrieron al fraude para continuar en el poder. Duarte y otros líderes de la UNO, incluyendo a Schafik, fueron forzados al exilio.

No obstante, cinco años después, en 1977, la misma alianza opositora, ahora con la candidatura de un militar retirado, el coronel Ernesto Claramount, volvió a ganar la elección presidencial, y de nuevo la dictadura retuvo el poder por la vía del fraude.

Fue hasta entonces que Schafik Handal y sus compañeros del comité central reconocieron que los guerrilleros tenían razón: la dictadura militar no dejaba otro camino que el de la violencia revolucionaria, y resolvieron que una comisión especial se encargara de organizar el aparato militar del PC. Esa decisión se tomó a principios de 1977, pero transcurrió todo ese año y todo el año siguiente sin que la tal comisión presentara algún resultado.

Años antes, al renunciar a su militancia comunista para integrarse al Ejército Revolucionario del Pueblo, Roque Dalton se había burlado de Schafik y de su partido al afirmar que estaban a favor de la lucha armada pero en contra de comenzarla. Pero más allá de las ingeniosas humoradas de Dalton, ¿qué había ocurrido en realidad en este caso? La explicación la daría el mismo Schafik en un artículo que publicó en diciembre de 1981, al cual tituló largamente “El poder, el carácter y vía de la revolución y la unidad de la izquierda”:

Ahí decía sin rodeos: “Nuestros cuadros de dirección nacional e intermedios no sabían cómo organizar ese viraje a las armas. No estábamos preparados para implementar esa forma superior de lucha. Es verdad que teníamos una comisión militar, pero los cuadros del partido no sabía cómo llevar a la práctica sus orientaciones”.

Entonces el Partido Comunista convocó a su Sexto Congreso para abril de 1979. Schafik Handal preparó el informe central, que sería una evaluación autocrítica destinada a “remover los obstáculos ideológicos y orgánicos  que impedían el paso a las armas”. En el mencionado artículo de 1981, reafirmó las ideas que expuso en aquél informe:

“Los erróneos enfoques sobre los problemas del poder, el carácter y la vía de la revolución, junto con la influencia de las concepciones de nuestros aliados democráticos en la lucha electoral, engendraron en nuestro partido esquemas e ilusiones reformistas (…) Los guerrilleros repudiaron la lucha electoral, pero el crecimiento y desarrollo de la lucha armada recibió no poca contribución proveniente de la politización y radicalización de las masas, a lo cual ayudó la participación de los comunistas en las contiendas electorales”.

Y agrega Schafick:

“Los comunistas hemos mostrado una gran capacidad para entendernos con nuestros vecinos del lado derecho, pero no logramos establecer relaciones y alianzas estables con nuestros vecinos del lado izquierdo (…) Los que empuñan las armas se comprometen en una lucha revolucionaria real; cometen errores típicos del izquierdismo, atacando duramente al partido de los comunistas, pero aciertan en un punto fundamental: trabajan obsesionados por organizar y promover la lucha armada, que en América Latina y en tantas otras regiones del Tercer Mundo ha demostrado ser la vía de la revolución”.

Finalmente, en el artículo citado, afirma: “Abandonamos la idea de que una comisión formara el aparato militar separado del cuerpo del partido. Hicimos que todos los dirigentes, y una masa grande de la base, estudiarán la lucha armada y se ejercitarán en el arte militar”. Pero, en aquel congreso, Schafik Handal también planteó “la formación de una dirección revolucionaria única, y la integración de todas la izquierda en un partido marxista-leninista único”.

El problema era que, como ya lo he señalado a lo largo de este reportaje, el cuadro que presentaba la izquierda salvadoreña en aquel momento no era muy alentador en términos de sus posibilidades de unificación, puesto que todos los grupos estaban enemistados entre sí y se lanzaban mutuamente fuertes acusaciones que iban desde la inconsecuencia ideológica hasta la traición a los principios revolucionarios.

Como quiera que fuese, los dirigentes del Partido Comunista realizaron entonces sus primeros contactos con algunos de los jefes guerrilleros, en tensos encuentros en que todos los asistentes, desconfiados los unos de los otros, estaban encapuchados y con sus respectivas armas al alcance de sus manos. “En realidad, en esas reuniones todos sabíamos quién era quién porque todos nos habíamos conocido en la universidad”, me cuenta Dagoberto Gutiérrez al respecto.

Sin embargo, precisamente a esas alturas de abril de 1979, la coyuntura comenzó a cambiar: el acento de la lucha se fue desplazando desde la clandestinidad guerrillera hacia la abierta y masiva protesta callejera, provocando lo que muchos consideraron el inicio de la crisis terminal del régimen militar. En ese contexto, y en paralelo a los contactos con las guerrillas, los comunistas también se acercaron a sus viejos aliados reformistas del PDC y el MNR para conformar un bloque democrático no necesariamente electoral contra el régimen militar.

  Básicamente era la misma Unión Nacional Opositora, con la novedad de que ahora se agregaban las LP y el FAPU, organizaciones de masas del ERP y la RN. Solo el BPR, frente político de las FPL, se negó a sumarse a esa alianza. Fue ahí donde se pactó el programa de consenso del centro y la izquierda al que se refería Joaquín Villalobos. La coalición se denominó Foro Popular y su lanzamiento público se realiza en septiembre, apenas un mes antes del golpe de Estado.

Los dirigentes del Partido Comunista, del PDC y del MNR participaron de modo más o menos directo en la conjura golpista, y colocaron a sus representantes en el gabinete del nuevo gobierno. Pero actuaron a espaldas de sus aliados del ERP y la RN. El pacto entre el centro y la izquierda se rompió... Pero esa historia apenas comenzaba.

La Junta Revolucionaria de Gobierno apenas duró dos meses y medio, y la situación prácticamente regresó a su estado anterior, con algunas pequeñas variantes claro está. Schafik Hándal en realidad no cesó en su esfuerzo clandestino por crear su propio aparato militar y tampoco en la tarea de intentar reunificar a la izquierda dispersa.

Y al final logró un éxito relativo en ambos aspectos. En el primer caso hizo surgir casi de la nada, y como el mismo dijo famosamente “rezagado pero a tiempo”, una muy modesta y pequeña guerrilla a la que sin embargo llamó Fuerzas Armadas de Liberación, FAL, brazo militar del Partido Comunista. En el segundo caso no pudo unir a la izquierda armada en un único partido pegado por la ideología marxista-leninista, pero si un frente de cinco organizaciones entre las que había sectores comunistas, no comunistas y hasta anticomunistas, pero que no obstante tenían intereses políticos comunes porque tenían un mismo enemigo.

En realidad, Schafik Handal no era ni fue nunca un comandante guerrillero en el estricto sentido del término, como sí lo fue Joaquín Villalobos, Cayetano Carpio, Ernesto Jovel y Fermán Cienfuegos. Pero Schafick sí fue un gran jefe y estratega en el sentido político. Y como ha quedado demostrado por la realidad, en última instancia, lo militar es solo instrumental en relación a las ideas políticas. Esto es lo que explica por qué el hombre símbolo y emblema del FMLN sea precisamente Schafik Handal y no ninguno de sus verdaderos jefes militares históricos.

Este reportaje en rigor termina con esta entrega, pero es imposible no agregarle una suerte de entrega posdata que dé cuenta del golpeado, el general Carlos Humberto Romero, y de las razones de su derrocamiento.

Deja tu comentario

20 Comentarios
Rey de Reyes

Publica algo sobre Manuel Ungo, el si le dio la talla al FMLN, no Shafick ni otro comandante.

para ernesto valencia

¿Estas utilizando la ineptitud de los gobiernos civiles para justificar las atrocidades causadas por los militares en la población civil, su abuso de autoridad y corrupción?

jordi arias

pobre Schafik se revuelve en su tumba cuando ve a buitres revolotear ambiciosos de dinero y de poder para poder sangrar a un pueblo que solo desea trabajar en paz.

ernesto valencia

Soy un simple ciudadano que ha vivido lo suficiente para tener derecho a opinar En la época de los gobiernos militares había bonanza económica, intencionalmente eramos conocidos como los FENICIOS DE CENTRO AMÉRICA. A todos los que formaron el movimiento guerrillero los tenían a ralla , por que sabían que si llegaban al poder destruirían todo lo logrado y no hay necesidad de preguntar si tenían razón . Hoy en día somos los últimos en el área centroamericana. EN VES DE RECORDARLOS DEBERÍAMOS DE SACARLOS DE EL PODER PARA VOLVER A SER OTRORA OTROS TIEMPOS EL PAÍS A SEGUIR.

ernesto valencia

Soy un simple ciudadano que ha vivido lo suficiente para tener derecho a opinar En la época de los gobiernos militares había bonanza económica, intencionalmente eramos conocidos como los FENICIOS DE CENTRO AMÉRICA. A todos los que formaron el movimiento guerrillero los tenían a ralla , por que sabían que si llegaban al poder destruirían todo lo logrado y no hay necesidad de preguntar si tenían razón . Hoy en día somos los últimos en el área centroamericana. EN VES DE RECORDARLOS DEBERÍAMOS DE SACARLOS DE EL PODER PARA VOLVER A SER OTRORA OTROS TIEMPOS EL PAÍS A SEGUIR.

Justo Armas

La gran accion armada de shafic: secuestrar ala hija de Napoleon Duarte.! que gran estratega.!!! juajuajuajuajua

Justo Armas

Mas claro ni el agua: schafic fue el seguro de vida de la oligarquia!!!!! como ahora el fmln es el seguro de vida de los oligarcas!

Y PARA QUE SIRVIÓ LA GUERRA?

PARA QUE EL SALVADOR RETROCEDIERA HISTÓRICAMENTE 30 AÑO, PARA QUE AHORA LA GUERRILLA SEA PARTE DE LOS OLIGARCAS...NEFASTO. HUBO GLORIA PARA LOS DE LA IZQUIERDA QUE AHORA YA NO VIVEN EN CASAS DE CARTON, SCHAFIK SERA RECORDADO COMO UN HOMBRE DE CARÁCTER INGOBERNABLE Y DISPUESTO A AYUDAR, OBVIO ERA UN HOMBRE DE CUNA MILLONARIO, NO LE ENFERMABA EL DINERO A DIFERENCIA DE ESTOS QUE JAMAS HAN TENIDO NADA...NADA MAS.

Al

El PC desarrolló un accionar político-militar a través de los GAR: Grupos de Acción Revolucionaria. Ello coadyuvo al desarrollo de las FAL, que fue efectivo en base a que se priorizó la calidad, a tal grado que una mujer/hombre accionaba como unidad articulada a otras. Los verdaderos estrategas militares han quedado en el olvido, y de los mencionados solo uno se acerca a eso. Los demás están en el olvido porque está demostrado que de estrategas tienen muy poco. De acuerdo en que Schafik fue ante todo un estratega político. Buen esfuerzo de investigación, varias impreciones, como es normal. Saludos!

Justo Armas

El seguro de vida de la oligarquia: shafic handal.!

presidencia 2019

EL PRINCIPAL ASESOR NO COMUNISTA DE SHAFICK FUE EL DR.ARMANDO BUKELE, CUYA AMISTAD HIZO POSIBLE QUE EL PRIMERO LO ESCUCHARA MEJOR QUE AL ATAJO DE AVENTUREROS MILITARES QUE LO RODEARON. SHAFICK HABIA VETADO AL TRAIDOR FUNES PORQUE OLIO LA SUCIEDAD EN SUS ANDANZAS.HOY HABRIA VETADO A TODA EL CORRUPTO Y TRAIDOR COLECTIVO PRESIDENCIAL 2014-2019 (NO TENEMOS PRESIDENTE). A SHAFICK LO DISFRAZARON DE GUERRILLERO PARA DARLE UN AIRE DE GUERRILLERO DE ESCRITORIO, PERO EL POBRE HOMBRE NI CAMINAR PUDO POR UN SENDERO. FUE UN GRAN LIDER PERO DE ESCRITORIO EN LOS ULTIMOS AÑOS, YA QUE CUANDO FUE LIDER ESTUDIANTIL SI QUE FUE UN VERDADERO ACTIVISTA. PUBLIQUEN

Justo Armas

Shafic ...fue el seguro de vida de la oligarquia.!

nos queda debiendo Sr. Galeas

No nos contó NADA sobre la muerte de Ana María y Marcial. Talvez no sabe usted la verdad. Los del Frente nunca dirán cómo realmente estuvieron las cosas y quiénes son responsables. Debe haber sido algo terrible para Cayetano Carpio, ver que sus propios compas lo acorralaron y prefirió suicidarse antes que ellos lo mataran o lo metieran a la cárcel por mucho tiempo. Me gustaría saber la verdad, pero al igual que la muerte de Roque Dalton, el pueblo nunca sabrá los detalles. Pobrecito nuestro país, con semejantes personajes como ciudadanos, cómo va a salir adelante?

Ricardo

Si el Golpe de Estado de Oct. 15 de 1979 se hubiera consolidado, tal como era el deseo de Schafick, NO habria habido Guerra Civil, porque la Juventud Militar liderada por el Coronel Arnaldo Majano Ramos habría dominado a los fascistas que tambien eran parte del golpe pero estaban marginados. Gradualmente la fuerza se fue decantando hacia los fascistas porque las izquierdas guerrilleras "leyeron incorrectamente" la coyuntura y atacaron el mencionado Golpe. Solo Schafick leyó correctamente lo que estaba pasando pero los grupos guerrileros debilitaron a los lideres izquierdistas de la Junta Militar golpista y entonces los fascistas los atacaron a muertem y el Golpe y sus esperanzas fallecieron inmediatamente y comenzó la Guerra Civil

roberto

PÓBRE CHAFIK, SI VIERA LO QUE ESTAN HACIENDO LOS INUTILES QUE ESTAN GOBERNANDO EL PAIS DE SEGURO A DE ESTAR REVOLCANDOSE EN SU TUMBA, VALLA MIS RESPETOS PARA ESTE VERDADERO LIDER.

LA MALDAD Y ODIO SUPERABA CUALQUIER OTRA COSA A CHAFIKO

Este humilde servidor del colorado, jamas debería ser recordado, este país perdió, pierde y seguirá perdiendo muchísimo a costa de esta persona que juro hundir en la pobreza a los salvadoreños, lean su historia esta escrita bien por el....su descendencia Palestina....cuando estos han hecho algo por el país, todos han venido solo a jalar dinero para sus bolsas y del pueblo salvadoreño ni se acuerdan, solo por el voto ante la ONU, no tengo ningún rencor de este mal ciudadano, es simple que sus aportes fueron de fracaso.

Vive la desgracia que dejaros los mal nacidos.

Los desgraciados se jactan de seguir comiendo lo mismo y a veces nada. Como pueden alegrarse de tanto inmigrante que abandono el país, como pueden alegrarse de los pandilleros, como pueden alegrarse de mas miseria?

david lara bonilla

Aqui esta Chafik de cuerpo entero con sus pros y sus contras, es el mejor retrato politico que se le ha hecho porque es balanceado. Felicidades a la página y a geovani galeas por este trabajo.

Odiaz

MURIO MAS GENTE HACIENDO TRABAJO POLITICO , QUE EN EL MONTE (MONTAÑA)

ozzz

Viva Schafik, siempre lo recordaremos.....

Deja tu comentario